El lenguaje en la época de Internet

Los especialistas de la Real Academia de la Lengua deben estar sudando frío con la oleada de renovación que ha vivido el idioma con la llegada de las nuevas tecnologías. Es cierto que ha sido abrumador y extremadamente preocupante para algunos, pero tampoco es como para volverse locos porque no vamos a empezar de pronto a comunicarnos a través de gruñidos.

La urgencia es la que marca el ritmo de estos tiempos, sobre todo en las grandes ciudades. No hay tiempo para nada, ni para dormir o comer, porque el trabajo es cada vez más pesado y la diversión más diferente. A esto se le ha sumado la omnipotencia de Internet, en la que las personas se sumergieron y aprendieron a respirar su oxígeno.

No es lo mismo escribir un sms que una carta en el siglo XIX, nuevamente la urgencia es la que marca la pauta. Entonces es mejor andarse a prisa antes de perder el siguiente expreso. Eso no significa que se haya destrozado el idioma, simplemente se ha reacomodado a las exigencias de los nuevos tiempos.

Es mucho más fácil acortar palabras que escribirlas completas. A fin de cuentas lo importante es que se entiendan los mensajes y eso es posible con las abreviaturas. Otro recurso que llegó a nuestras vidas para hacernos más sencilla la comunicación han sido los emoticones. Todos los conocemos, son aquellas caritas que creamos uniendo letras y que nos sirven para expresar emociones o reacciones ante lo que nos cuentan. La verdad es que no sé cómo pudimos vivir sin ellos, porque son ideales para expresarse.

El emoticón J significa que nos agrada la noticia que nos acaban de dar. Mientras que este 😀 simplemente dice que nos encanta. Por otro lado este :O indica que nos hemos quedado perplejos, mientras que este 😛 o este 😉 representan como bromas. Pero son muchísimos más los emoticones que han surgido a medida que estas formas de comunicación se han consolidado.

Los jóvenes, sobre todo, son los que más han incorporado este tipo de lenguaje, además de haber suprimido las tildes y otras normas ortográficas. Esto no significa que empleemos este lenguaje en todas partes, pero que se haga en los medios que más urgencia requieren, como el celular, no tiene nada de alarmante.

No se trata de ignorar este fenómeno y dejarlo pasar así sin más, pero tampoco es como para intentar lapidarlo.

Generadores monofásicos garantizan calidad de vida

Los generadores monofásicos son muy útiles para la vida diaria de las personas. Cada vez más son empleados estos equipos en los hogares de las personas afectadas por los constantes cortes de electricidad, o que carecen del servicio por las características geográficas donde se encuentra enclavada su casa.
generador-gasolina-22-kva-garland
Las grandes cualidades de estos equipos de última generación hacen de ellos una maravilla de la tecnología moderna. Se trata de equipos capaces de alimentar con grandes cantidades de energía eléctrica instalaciones muy grandes. Su capacidad le permite funcionar durante horas, o incluso durante días, en dependencia del consumo energético y las características del modelo especifico que se esté utilizando.
Gracias a los generadores monofásicos la vida de muchas personas es más feliz, ya que la vida diaria de todos o casi todos está asociada con la energía eléctrica. Cuando esta falta nos sentimos como perdidos, sin celular, sin internet, sin GPS, sin luz eléctrica en nuestra casa, sin nuestro sistema de seguridad, sin nuestros servicios de mensajería por correo electrónico… y tantas otras cosas que hacemos diariamente con la ayuda de la energía eléctrica. Todo esto puede seguir estando en nuestras vidas gracias a la instalación de generadores monofásicos.
En los países fríos, la instalación de generadores monofásicos es muy común por la necesidad imperiosa de las personas de cobijarse en sus casas en la rica temperatura que provee una calefacción. Estos aparatos que tienen miles de años han recorrido un largo proceso de transformación que comenzó por utilizar carbón y hoy día requieren energía eléctrica para generar calor. Se trata de una situación de vida o muerte en países donde las bajas temperaturas arrecian constantemente y las enfermedades respiratorias amenazan.
Además, los generadores monofásicos se emplean para reforzar el sistema eléctrico nacional, en el caso de que así lo requiera. Se trata de respaldar la producción de fluido eléctrico para que no existan bajos voltajes, tan perjudiciales para los equipos electrodomésticos. Igualmente, en los horarios pico de consumo energético los generadores monofásicos son muy empleados para suplantar la energía faltante. Así no tendrán lugar los molestos cortes eléctricos. Podremos iluminarnos, comer, navegar en Internet o ubicarse en un GPS. Se trata de que los generadores monofásicos mejoren la vida de las personas en el siglo XXI. No se puede negar el desarrollo de la tecnología. La instalación progresiva de estos equipos en las casas o instalaciones públicas o súper visitadas es un hecho. Lo mejor es estar a tono y comprar un generador monofásico.

Un soldador inverter mejora la calidad del trabajo

La seguridad social, el empleo digno, el salario mínimo… son algunas de las exigencias que más han esgrimido los obreros italianos en los últimos años. La crisis económica que golpea a Europa se ha ensañado en Italia, como consecuencias de la mala práctica gubernamental de los líderes políticos del momento. Italia ha pasado de ser una potencia económica, política y cultura en el viejo continente a ser un país azotado por la pobreza y desprotegida de buitres económicos como la Unión Europea (UE) y el Fondo Monetario Internacional (FMI).

A nivel social esto se ve reflejado en un alza imparable de los niveles de desempleo. Los jóvenes se han visto obligados a emigrar a otros países para encontrar trabajo, siempre por debajo de sus posibilidades reales como profesionales. Los que han optado por quedarse en el país natal, lidian con un desempleo avasallador y amenazante. Aún cuando tienen trabajo siempre están colgando de un hilo, pues pueden ser despedidos de un momento a otro.
3
Actualmente los trabajos que están vacantes están concentrados en oficios como la construcción, la soldadura, la plomería, la herrería, etcétera… Casi nunca hay trabajo para personal cualificado en letras o ciencias, empleos que requieren largo (y carísimos) estudios universitarios. Básicamente los jóvenes italianos no pueden ir a la universidad porque no la pueden pagar. Pero aun los que van y se gradúan, luego no encuentran trabajo en su especialidad. Una crisis en toda regla que parece no acabar nunca.

Diversos movimientos sociales italianos se han agrupado para exigir sus derechos como trabajadores pues se han dado casos de maltratos y abusos a obreros contratados. Las principales infracciones de los contratadores están asociadas al incumplimiento de pagos, así como a las malas condiciones de trabajo.
Los sindicatos abogan porque los empresarios cumplan con sus pagos, pues sin salario los trabajadores no se sienten estimulados para laborar. Igualmente, las condiciones de trabajo deben ser las mínimas indispensables para resguardar la salud de los obreros.

En el caso de las constructoras, la compra de equipos más sofisticados es una de las apelaciones más comunes en los sindicatos. El asunto es que esta labor requiere grandes esfuerzos físicos que pueden evitarse con la utilización del equipamiento correcto.

En el mercado abundan estos equipos, entre los que destacan las taladradoras y los soldadores inverter. Estos últimos son extremadamente útiles para labores de la construcción, la plomería y la herrería.

Básicamente los trabajadores italianos exigen un trato justo, como lo estipulan las leyes vigentes.